Sígueme

Mantra OM

Los mantras son palabras o frases (no rezos) generalmente en sánscrito, que se recitan en voz alta o bien de manera interna, de forma rítmica y repetitiva como objeto de la meditación.

Mantra es sonido, vibración. Todo en el universo vibra y Tú vibras. Los sabios que cono­cieron el principio del sonido crearon los mantras de interiorización, porque conocían el poder que yace detrás de la palabra.

La palabra mantra proviene del sánscrito man, que significa mente, y tra que tiene el sentido de protección, y también de instrumento. Los mantras son recursos para prote­ger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la men­te. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desva­necen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Efectos fisiológicos de los mantras

El mantra vigoriza la mente y produce energía.

El canto interno de los mantras crea una vibración favorable en el sistema límbico del cerebro, éste es afectado por la repetición mental de sonidos solamente internos.

Los mantras fluyen en forma de ondas a través del cuerpo, haciendo vibrar las glándulas endocrinas; así las vibraciones de la mente y el cuerpo son sincronizadas por el mantra.

El trabajo con la voz y el sonido es muy importante como trabajo de autoexpresión y descarga energética, ya que el sonido es una herramienta poderosa y un vehículo muy potente de circulación energética.

clip_image002

Aquí intervienen simultáneamente mecanismos corporales (funciona­miento del músculo del diafragma, del cuello, base de la lengua), meca­nismos respiratorios (uso del aire) y mecanismos sonoros (producción de armónicos, amplificación del sonido en los resonadores del cuerpo).

Por lo tanto, puede verse que los bloqueos no son sólo psicológicos, sino que el bloqueo psíquico o de alguna emoción tiene su correlato, su paralelo a nivel físico, en las distintas zonas del cuerpo, con contracciones musculares que crean verdaderos anillos de tensión (corazas).

En relación al OM específicamente la O hace vibrar la caja torácica estimulando las células pulmonares y permitiendo un mejor intercambio gaseoso, afectando también la zona del abdomen; la letra M produce una vibración craneal, generando un masaje en toda la corteza cerebral estimulando el hipotálamo, la hipófisis y la pineal; la primera controla la síntesis de numerosas hormonas, se relaciona con el equilibrio y asegura la orientación del cuerpo en el espacio, la segunda coordina el ritmo de la respiración y los latidos del corazón.

OM o AUM: Existen varias maneras de pronunciarlo, dependiendo de la escuela O del linaje espiritual. Por ejemplo en las escuelas Tántricas lo pronuncian O (haciendo una o a partir de una a, es decir encontrando el punto donde ni es a ni es o, pero es las dos co­sas) y M (pronunciado como ng, es decir la m sigue siendo nasal pero le añaden la vibra­ción del velo del paladar). En otras escuelas simplemente lo pronuncian tal y como se escribe OM, en algunas AUM o AOM, o incluso UM. Se suele repetir un mínimo de tres veces antes de empezar una meditación, o alguna práctica espiritual o simplemente al empezar el día.

Surya-Yoga

Recuerda

Recuerda que... A veces quien menos crees, es quien más te enseña, y a quien menos das, es de quien más recibes…  A veces de quien menos es...