Sígueme

Cuento hindú

Un vendedor de sombreros, al despertarse tras echar una cabezada a la sombra de un árbol, se encontró con que unos monos habían cogido todos sus sombreros.

Enrabietado, se quitó el sombrero que llevaba puesto y lo tiró al suelo. Los monos, con su tendencia a la imitación, también arrojaron los suyos.

Entonces, el vendedor corrió a recogerlos y se marchó. Medio siglo después su nieto, también vendedor de sombreros, colocó su mercancía bajo el mismo árbol y se echó una siesta. Al despertarse, los monos se habían llevado todo.

Recordó la historia de su abuelo y tiró su sombrero al suelo...Pero ninguno de los monos le imitó.

Al rato, uno de ellos bajó del árbol y le dijo: "¿Creías que los demás no hemos tenido abuelo?"

Recuerda

Recuerda que... A veces quien menos crees, es quien más te enseña, y a quien menos das, es de quien más recibes…  A veces de quien menos es...