Sígueme

Tensa primero, después relaja y duérmete

Todas las noches antes de acostarte, párate en medio del cuarto, (exactamente en la mitad), y tensa el cuerpo tanto como puedas, casi como si fueras a explotar. Hazlo durante 2 minutos y después suelta, relájate 2 minutos, de pie.
Haz esta tensión-relajación 2 o 3 veces y luego métete a la cama.

Entonces tensa todo el cuerpo otra vez tanto como te sea posible. Después de eso no hagas nada más, de manera que durante toda la noche la relajación sea cada vez más profunda.

Extraído del libro Tónico para el Alma de Osho

Surya-Aruna

Recuerda

Recuerda que... A veces quien menos crees, es quien más te enseña, y a quien menos das, es de quien más recibes…  A veces de quien menos es...