Sígueme

El vaso de agua embarrada

Los sabios de Oriente han solido comparar la meditación a un vaso de agua lleno de barro que extrajéramos de un charco.

Que sucedería si dejáramos reposar?

Que el barro iría decantándose, se depositaría en el fondo, el agua clara aparecería por encima.

Ocurre exactamente igual cuando cesamos nuestra avalancha de actividades para relajarnos, sentándonos unos instantes, atentos a nuestra respiración a nuestro ser: el agua embarrada de nuestros pensamientos y emociones, omnipresente al principio, se deposita poco a poco, y el agua clara de la conciencia lúcida surgen en nosotros.

Evidentemente El barro de nuestros problemas, reflexiones, sentimientos, anhelos… no va a desaparecer de un día para otro, pero al menos ya no está enturbiando y oscureciendo nuestra mente, sino que se deposita en el fondo, para que la semilla del loto, símbolo de la sabiduría, pueda echar raíces y crecer hasta la superficie.

gota de agua

La meditación es la sabiduría

en búsqueda de la sabiduría.

Shunryu Suzuki

Recuerda

Recuerda que... A veces quien menos crees, es quien más te enseña, y a quien menos das, es de quien más recibes…  A veces de quien menos es...